Contaminación lumínica y sus consecuencias

CONTAMINACION-LUMINICA

La contaminación lumínica tiene graves consecuencias para las personas y el medio ambiente

La luz es vida Lo necesitamos para sentirnos bien, incluso para sobrevivir. Esto es particularmente notable cuando los primeros rayos de sol después del largo y oscuro invierno ponen a todos de buen humor y fiebre primaveral. La luz es un lujo y nos ofrece seguridad. Instintivamente tememos a la noche porque peligros desconocidos pueden acechar en la oscuridad. Gracias a los numerosos avances técnicos de los últimos 100 años, podemos simplemente encender la luz y convertir la noche en día.

Sin embargo, rara vez se discute el lado negativo de la Medalla del Progreso. Debido a la iluminación permanente en las casas, en las ciudades y en las calles, probablemente los seres humanos nos hacemos más daño a nosotros mismos y a nuestro entorno de lo que pensamos. En el siguiente artículo te informamos sobre el fenómeno de la contaminación lumínica y los efectos del exceso de luz artificial en las personas y el medio ambiente.

En la mayoría de las ciudades, ya no oscurece mucho por la noche. La luz artificial de las farolas, vallas publicitarias, escaparates y salas de estar hace que, incluso en un día despejado, apenas se vean las estrellas en el cielo nocturno. Los científicos se refieren a este fenómeno como “contaminación lumínica”. Y esto está aumentando en alrededor de cinco a seis por ciento por año. Sin embargo, la iluminación permanente no solo conduce a una pérdida de la oscuridad natural de la noche, sino que también tiene consecuencias negativas para las personas y su entorno.

-8%

La iluminación artificial está cambiando todo el ecosistema

El cambio entre el día y la noche, el brillo y la oscuridad es un importante marcador de ritmo para la naturaleza. Sin embargo, la contaminación lumínica puede alterar significativamente el ritmo cronobiológico de humanos, animales y plantas. Como resultado, el ciclo de crecimiento natural de las plantas se interrumpe y las aves migratorias y los bancos de peces se desorientan. Además, los animales diurnos y nocturnos, como los murciélagos y las aves, de repente se estorban cuando buscan comida. Las farolas se convierten en trampas mortales para muchos insectos. El sistema ecológico completo puede confundirse o verse severamente perturbado por demasiada luz.

Consecuencias para los humanos

El flujo permanente de luz también tiene consecuencias para las personas. La iluminación nocturna puede alterar el equilibrio hormonal y desincronizar el reloj biológico. El insomnio es a menudo el resultado. La luz artificial retrasa la liberación de la hormona del sueño melatonina por la noche, lo que dificulta conciliar el sueño y despertarse por la mañana y el tiempo total de sueño se acorta. Sin embargo, el sueño es extremadamente importante para el aprendizaje, la formación de la memoria y el funcionamiento del sistema inmunológico.

Los trastornos crónicos del sueño, a su vez, pueden ser un factor que contribuye a la diabetes, la presión arterial alta y la obesidad. Como muestran estudios individuales, el brillo nocturno puede ser responsable de que los jóvenes lleguen antes a la pubertad. Además, la luz nocturna puede incluso desencadenar depresión. Investigadores estadounidenses han descubierto en experimentos con ratones y hámsters enanos que la exposición a la luz durante el sueño provoca síntomas similares a la depresión en los animales.

Un informe de la Comisión Europea también ve otras consecuencias graves de la exposición a la luz: Demasiada iluminación artificial podría estar asociada con un mayor riesgo de cáncer. Esto se debe a que los niveles de estrógeno aumentan cuando el cuerpo produce muy poca melatonina; Los altos niveles de estrógeno son un factor de riesgo para el cáncer de mama. Investigadores israelíes pudieron confirmar estos resultados: encontraron que el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de próstata es significativamente mayor en áreas con altos niveles de contaminación lumínica. La causa es probablemente que la producción de melatonina se inhibe cuando la luz cae sobre la retina a través de los ojos cerrados durante el sueño. Sin embargo, si esta hormona no se forma lo suficiente, el cuerpo es menos resistente al cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *